miércoles, 27 de junio de 2007

FOGÓN CAROREÑO

Los Caroreños tenemos la manía de ponderar nuestra gastronomía, o nuestras comidas si se quiere. Pero, ¿podemos hablar ciertamente de una gastronomía caroreña?. Verdaderamente que sí. Veamos, si nos acogemos a lo que se entiende por gastronomía tenemos que es: “Arte de preparar una buena comida.”; y en Carora tenemos ese arte, tenemos una manera peculiar de cocinar, con rasgos, formas y condimentos específicos que le dan esa categoría de Arte porque lo hacemos con destreza. Lamentablemente esa gastronomía se ha ido perdiendo en el tiempo porque no nos hemos preocupado, unos por aprenderla y otros por trasmitirla. Creo que es obligación de nuestra generación averiguar y trasmitirla comunicar nuestra cultura a propios y extraños es meritoria, porque con ello trasmitimos nuestros valores culturales. La globalización mal entendida es lo que debemos tratar de vencer, si no tenemos identidad regional mal podemos hablar de una identidad nacional y los caroreños que viven en ciudades cosmopolitas deben preocuparse por enseñar a sus hijos los rasgos culturales que nos dieron origen, para darle más humanismo a nuestras vidas y así crearles el sentido de pertenencia con Carora.
Lo que plantearemos aquí no es otra cosa que la forma de cocinar de esta tierra en donde se realizó un verdadero mestizaje culinario, por ejemplo comencemos con la Tostada Caroreña, compuesta por dos arepas del día anterior y que se rellenan de queso y se fríen, viene a ser el centro del plato, rodeada de caraotas refritas (fritas dos veces en aceite) brillantes; chicharrones condimentados con sal, orégano y un punto de comino, entero preferiblemente, y fritos en aceite onotado; y ensalada de aguacate, tomate y cebolla; y por último las tajadas. Algunos le ponen sobre las arepas mas queso rallado y salsa de tomate. Pero, ¿Qué es lo caroreño?. Las caraotas pichonas (ácidas) y el condimento de los chicharrones, o sea el orégano y el comino. Según el recordado, ya fallecido amigo Andoche Barrios, la tostada caroreña se comenzó a preparar en el Restaurant El Néctar de Don Nicolás Cuicas.

2 comentarios:

Pablo dijo...

Muy "sabroso" (literalmente) tu artículo. La sociedad venezolana y, la caroreña no podía ser la excepcion, sufrió una ruptura en su estructura con el reventón petrolero. Culturas europeas han pasado de ser agrarias a industriales en lapsos de tiempos que van de 200 a 300 años. Nosotros queremos vivir lo mismo en 30 o 50 años.La consecuencia lógica es un pasticho de tradiciones rurales amalgamadas con el quehacer urbano de hoy en día. Esto trae como consecuencia el desarraigo. Pues ya las costumbres ancestrales empiezan a naufragar en la pretendida modernidad. Existe una ruptura en las tradiciones. Ya no pasan de padres a hijos. Solo quedan pocos anciano que atesoran su saber; pero no tienen a quien entregarle el testigo de la tradición. Lo culinario forma parte de esa tradicion.Pero mientras exista gente como tu - que no se conforman con que esto suceda - podremos sentirnos contentos de; no solo comer esas riquisimas "tostadas Caroreñas" sino de conocer sus componentes y peculiaridades "nutriendo" así; nuestro patrimonio cultural y gastronómico

Gerardo Castillo Riera dijo...

Bueno, mientras no nos conscienticemos de eso seguiremos en la edad media, como decia chio de Carora. El país no es la excepción tampoco, solo esperamos que inventen alguna misión que nos toque para solucionar el problema. es triste pero es la realidad. Como les decia a mis ahijados, los humanistas somos vistos como bichos raros.